martes, 26 de marzo de 2013

Nueva Norma de Calidad del Cerdo Ibérico 2013



Tras la polémica suscitada por los anteriores borradores de la nueva normativa que pretende ser aprobada y gracias al diálogo y la buena predisposición de acercar posturas entre las principales comunidades autónomas y el sector, parece que el texto final de la norma de calidad de los productos ibéricos satisface a todas las partes: Gobierno de Extremadura, de Andalucía y Castilla León.

Analicemos de forma sencilla qué reclamaban las diferentes partes interesadas dentro del sector de productos ibéricos y cuál ha sido la propuesta por parte del Gobierno.


Los principales productores del cerdo ibérico quieren evitar que se produzca un claro fraude al etiquetar un determinado producto como ibérico cuando no lo es. No es ibérico de bellota un cerdo cruzado al 50% con raza americana y que no ha visto la dehesa en su vida. Por tanto, demandan un mayor control en identificar de forma clara al ibérico verdadero tanto por la raza como por la alimentación.

La picaresca siempre ha existido y se han detectado numerosos casos de etiquetados que tratan de confundir al consumidor. Para ello utilizan el título de "pata negra", imágenes de cerdos pactando en la dehesa debajo de una encina o simplemente añadiendo bellotas a las imágenes de los animales cuando estos nunca han sido alimentados en la dehesa ni han comido bellotas. Esto ha provocado que el "falso ibérico" haya ido ganando cuota de mercado en los últimos años, poniendo incluso en peligro el sector que cuida y mina el verdadero ibérico y su producto estrella, el Jamón Ibérico de Bellota, sello y seña de identidad de nuestro país.

La principal reclamación del sector es que la normativa no funcionó ni en cuanto a los controles del animal en todo proceso de producción del auténtico producto ibérico, ni respecto al etiquetado, dando barra libre a que cualquiera pudiera comercializar cualquier producto como si fuera ibérico.

Por tanto lo que se pide con esta nueva reforma es mayor claridad para que el consumidor no tenga duda de lo que es ibérico y de lo que no. Se demandan términos sencillos en la clasificación de la raza, mayor control en el proceso de elaboración del producto y mano dura para quienes tratan de engañar y sacar provecho de los defectos de la normativa.

Se trata de aportar luz y que el consumidor decida que producto comprar y dónde desea invertir su dinero.

Una vez analizado el problema, veamos los puntos más importantes que recoge la nueva normativa:

  • El propósito de esta nueva medida es "garantizar la conservación de la raza ibérica y la dehesa, la defensa del consumidor y facilitar el mantenimiento de los diferentes modelos productivos".
  • Se ha reducido la denominación de las denominaciones de ventas a tres en función de la alimentación del animal:
    • Bellota: producto procedente del animal alimentado por bellotas e hierbas, engordado los últimos dos-tres meses de vida a base de bellota en la dehesa,  teniendo que reponer en este periodo (montanera)  un mínimo de 46 kilos. Edad mínima de sacrificio los 14 meses.
    • Cebo de campo: producto procedente de animal alimentado con piensos, pero que también deberá complementar su alimentación en el campo al menos durante 60 días. La edad mínima de sacrificio es de 12 meses.
    • Cebo: producto procedente del animal alimentado solo a base de pienso en una granja hasta alcanzar el sacrificio.
  • Por tanto, desaparecen los Jamones Ibéricos de "Recebo" que eran aquellos que habían sido alimentados en época de montanera a base de bellotas pero no habían logrado alcanzar los requisitos mínimos para denominarlos de "Bellota".
  • Estas tres categorías podrán llevar también la mención "100% ibérico" o "ibérico" en función de la pureza de la raza. Y en caso de animales cruzados deberá indicarse obligatoriamente en la etiqueta el porcentaje de raza ibérica, exigiéndose un mínimo del 50% para se considerado ibérico  (y siempre que la madre sea ibérica).
  • Desde el punto de vista de la producción, se limita el número máximo de cabezas de ganado en las dehesas y se aumenta la superficie mínima exigida en el caso de los animales del sistema de cebo.
  • Además, se aumentarán los sistemas de control y trazabilidad.

A priori parece que la propuesta va por el buen camino, veremos si una vez que se apruebe cumple con su cometido y logra su objetivo. Ahora solo queda que la propuesta del Ministerio de Agricultura quede aprobada por el consejo de ministros, que suele tardar unos 6 meses desde la propuesta final. Por lo que hasta septiembre u octubre de 2013 no estará aprobando el nuevo texto, dando así un margen a los productores para que adapten sus procesos y etiquetados a la nueva normativa.

En la Web de Jamones Ibéricos Extremeños hemos seleccionado una serie de empresas productoras de Ibéricos de Extremadura de total confianza, para ofrecerte una oferta amplia y variada de los mejores productos ibéricos. De esta forma, el cliente puedes comparar en una sola Web distintos productos de distintas marcas con la confianza y garantía de comprar productos ibéricos de primera calidad. 

Te mantendremos informados de las posibles novedades al respecto de esta normativa. Puedes seguirnos a través de RSS, facebook, twitter o Google Plus

¿Qué te parece esta nueva normativa? Si te parece interesante, déjanos tus comentarios...

1 comentario:

  1. Me parece muy didáctico e interesante este post de vuestro blog, en el que detalláis los puntos fundamentales de la nueva normativa que regulará la producción del jamón ibérico de bellota y su etiquetado. ¡Todos contentos por fin! Se evitarán las confusiones en información y precios. Beneficiará a todos: productores, la crianza y conservación del cerdo de raza ibérica se mantiene con mucho esfuerzo y coste, elaboran un producto de alta calidad y cuidada producción. El pasto y bellota en dehesa dota al jamón de propiedades alimenticias altamente recomendables. La raza y el tiempo de la montanera en dehesa se deberían haber regulado hace mucho tiempo y por fin lograremos un etiquetado claro para su comercialización y con la transparencia que merece el consumidor. Un saludo.

    ResponderEliminar